HISTORIA DEL MILAGROSO DE BUGA

Publicado en: 2016-12-18

Cuenta la historia que una humilde lavandera del río Guadalajara ahorraba dinero para comprar un crucifijo, con gran esfuerzo logró reunir 70 reales (que era la moneda de la época);

al mismo tiempo sucedió que un vecino del lugar era llevado a la cárcel por deber una suma igual, ante lo cual, la lavandera entregó sus ahorros por la libertad del hombre.
Continúo ella con su tradicional oficio, y un buen día, vio un crucifijo que bajaba por las aguas del río; ella lo tomó y lo guardo en una pequeña caja de madera. Una noche, el cristo hizo crujir la caja y la imagen empezó a crecer hasta lograr el tamaño que tiene actualmente, iniciándose así la devoción en una pequeña e improvisada capilla.